sábado, 19 de agosto de 2006

Advertencia

Señores pasajeros, les pido que recapaciten. La seguridad en el subterráneo depende de pocas personas, y esas personas son ustedes. El subterraneo es un servicio del cual todos podemos disfrutar sin tener la necesidad de presenciar accidentes ni problemas que nos generen malestar o nos puedan arruinar el día. Por eso les paso a explicar: Cuando se escucha la señal sonora, usted debe frenar. No puede ser que al escuchar la sirena comience a correr para poder ingresar al vagón antes de que la puerta comience a cerrarse. Chabán dijo en Cromagnon: "no prendan las bengalas". Y ustedes las prendieron igual. Muchos jóvenes murieron y cientos de personas mueren por negligencias propias. Lo digo específicamente por usted, la señorita de cartera roja y campera de cuero marrón, que ingresó corriendo al vagón y pudo haber ocasionado una catástrofe.

Este texto, con algunas variaciones más que mi débil memoria apenas puede recordar, fue escuchado por los pasajeros del subte B en el día de hoy cuando me dirigía al centro. Si el motorman hubiera aparecido en el vagón, seguro no habría sido yo el único en aplaudirlo. Bizarra y poética Buenos Aires.

No hay comentarios.: