martes, 14 de abril de 2009

Ya camina...

Realícese la siguiente prueba:

1) Coloque agua en una palangana
2) Ingrese a la misma un pie
3) Sumerja un cable enchufado al tomacorriente.

Vio? Da corriente.

Esto sucede porque el agua es conductora; transporta a través de sus moléculas la energía que proviene de la Usina más cercana.

Apoyándonos en esta hipótesis y recurriendo a la maximización, podemos imaginar que el agua que proviene de la nube que está sobre tu casa en este mismo momento, acerca algo de energía Divina.

Los Dioses (incorpóreos) nos envían a través de la lluvia, parte de su alma. Será quizás por eso que en días de tormenta como hoy, muchos poetas y escritores (algunos increíbles, otros mediocres), aprovechan para abrir sus antenas, levantarlas como un pararrayo y apuntarlas hacia el cielo, rogando que aunque sea un átomo con carga, a veces con muchos protones, otras con demasiados electrones, perdido lo roce y lo inspire. Será por eso que en días de tormenta como hoy, pero otros catorces, de otros abriles, un infelí que tenía ganas de cantar y chapotear en los charcos, melancólico de soledad, deseoso de sonrisas y por sobre todo necesitado de llorar sus propias tormentas, decidió abrir esta página.

El Pájaro le desea a este lugar que tantas alegrías le dio, un muy feliz cumpleaños. Sus primeros cuatro años. Gracias a todos los que hacen que celebrarlo sea una fiesta.

No hay comentarios.: